dissabte, 10 de setembre de 2011

Noticia de la vanguardia, pederasta

Un pederasta francés captaba víctimas en Ciutat Meridiana
Las víctimas, de entre 12 y 14 años, accedían a mantener relaciones con él a cambio de regalos como teléfonos móviles o videoconsolas
Un pederasta captaba menores en Ciutat Meridiana, en Barcelona, su zona de residencia, y llevaba a cabo con ellos todo tipo de prácticas sexuales que, además, grababa en vídeo gracias a un sistema de cámara oculta instalado en el interior de su domicilio. Las víctimas, de entre 12 y 14 años, accedían a mantener relaciones con él a cambio de regalos como teléfonos móviles o videoconsolas. El agresor sexual, de origen francés, pero afincado en la capital catalana, se encuentra en prisión desde hace un mes, cuando fue detenido por los Mossos d'Esquadra.
Carlos Enrique G.G., de 48 años, cuenta en Francia con diversos antecedentes, entre ellos algunos por abusos a menores. La policía autonómica asegura que tiene bien probados como mínimo tres casos concretos de menores que fueron llevados a la vivienda del sospechoso.
Doblegaba la voluntad de los chicos mediante obsequios caros, de naturaleza electrónica. Los investigadores sospechan que el detenido pudo haber cometido más abusos de los que hasta el momento se tienen conocimiento. De hecho, se ha comprobado que sometió a coacciones a las víctimas para evitar que lo delataran cuando vio que esa posibilidad estaba cerca. Es por todo ello por lo que se sospecha que pueden existir algunos otros menores que fueron objeto de abusos sexuales por parte del ahora acusado y que, por motivos no desvelados, permanecen ocultos a ojos de la justicia.
El sospechoso se llevaba a los chicos a su domicilio y allí consumaba los abusos. Los Mossos d'Esquadra llevaron a cabo una entrada y registro en la vivienda del detenido. Durante la citada diligencia, descubrieron el sistema de grabación oculto. Los responsables del caso investigan qué fue de todas las posibles filmaciones y en qué circuitos o foros han podido eventualmente distribuirse. Este tipo de material audiovisual ilegal suele intercambiarse a través de servidores de internet muy restringidos con la finalidad de quedar ocultos a los ojos del público y, en especial, de las autoridades.
Fuentes del caso explicaron que en el sumario judicial existe una segunda persona imputada. Se trata de un ciudadano español acusado de colaboración necesaria para la comisión de los abusos. Según fuentes cercanas a la investigación, el papel de este cómplice consistía en hacer de puente entre las víctimas y el detenido. Este segundo implicado es otro vecino de Ciutat Meridiana, en el distrito de Nou Barris.
Este es el link de la noticia 
Notícia de la Vanguardia